LA IMPORTANCIA DE LA ANATOMÍA PARA UN PROFESOR DE YOGA

 

Haber cursado una formación de 200H es imprescindible para ejercer cómo profesor de yoga. El objetivo de esta formación inicial es dar una visión global de los diferentes ámbitos de la práctica y proporcionar herramientas para que cada profesor pueda empezar a desarrollarse y explorar.

Anatomia-Medicina-Biomedicina-Investigacion-Medicamentos-Salud_187493145_26309437_1706x960.jpg

Pero cuando acabas esa formación no puedes “dar carpetazo”. La formación del profesor de yoga no acaba nunca, es necesario seguir siendo alumno y seguir aprendiendo para refinar y actualizar nuestra enseñanza.

Una de las áreas en la que menos se suele profundizar en las formaciones de yoga (200h) es la Anatomía aplicada al yoga. Durante una formación de 200h, dada la amplia variedad de temas que hay que tratar, no se dispone de mucho tiempo para hablar de anatomía y se le suele dedicar un fin de semana (20 h) o dos cómo máximo (40h), representando solamente el 10-20% de la formación. El objetivo de este primer contacto con la anatomía es establecer unas bases para que tanto el futuro profesor cómo los alumnos se sientan seguros. Sin embargo, no da tiempo de profundizar, de aprender, de investigar, de contrastar. Además, en muchas formaciones es el mismo profesor de yoga el que se encarga de impartir esta materia en lugar de un especialista actualizado. Cómo resultado, nos quedamos con una idea superficial, con 4 o 5 afirmaciones (nunca hagas esto, siempre asegúrate de aquello) que repetimos incansablemente sin ni siquiera contrastarlas.

La anatomía humana es un área compleja y fascinante al mismo tiempo, y para el profesor de yoga que quiere seguir aprendiendo es imprescindible ahondar un poco más en el mundo del movimiento del cuerpo humano, la biomecánica y la anatomía.


Profundizar en anatomía nos ayuda a entender que no todos los cuerpos son iguales, que no todo el mundo responde de la misma manera, que no hay una sola respuesta o una sola norma
— Ariadna Navarro
Ari Gador cropped.jpg

¿Por qué es tan importante la anatomía aplicada al yoga?

Un conocimiento profundo de la biomecánica y anatomía humana nos permite:

·       Tener una visión global del cuerpo humano en lugar de compartimentada. Pensaremos en cadenas musculares, agonistas y antagonistas… en lugar de pensar en los isquios sólo como  isquios.

·       Enriquecer nuestra propia práctica aumentando nuestro conocimiento de nuestro propio cuerpo y entendiendo las señales que nos manda para establecer límites y avanzar sin lesiones.

·       Diseñar secuencias de manera eficiente, prestando especial atención a enlazar las posturas de la secuencia mediante transiciones seguras

·       Aprender los riesgos que comportan ciertas posturas y las lesiones más comunes en la práctica del yoga para poder guiar de manera segura.

·       Adaptar las posturas ofreciendo distintas variaciones diferentes tipos de estudiantes. Esto nos permite crear clases más inclusivas, multinivel, en las que podamos atender a alumnos avanzados, a alumnos principiantes y a alumnos con lesiones, y todos ellos sientan que tienen algo en lo que trabajar.

·       Asistir y ajustar a los alumnos de manera segura. Conociendo las estructuras y las limitaciones del cuerpo, escuchando al alumno, y sabiendo cuándo se puede apretar un poco y cuándo es conveniente no presionar.

·       Crear talleres para trabajar zonas o aspectos concretos del cuerpo (caderas, extensiones, fascia, flexibilidad)

·       Entender y aprender a seguir actualizándonos. Si vamos a usar la anatomía en las clases de yoga tenemos que saber de qué estamos hablando en lugar de simplemente repetir lo que han enseñado de manera simplificada. Profundizar en anatomía nos ayuda a entender que no todos los cuerpos son iguales, que no todo el mundo responde de la misma manera, que no hay una sola respuesta o una sola norma… El aprendizaje no termina.

Si vas a seguir formándote…

·       Busca profesores que tengan formación reglada en la materia y entiendan un poco de yoga (y no al revés). Bernardino Bala, que imparte la formación de anatomía (100h) en Zentro Urban Yoga Madrid, es graduado en Fisioterapia. Además, en la formación habrá un médico, un fisioterpeuta y un osteópata.

·       Asegúrate de que la formación está reconocida por la Yoga Alliance o algún ota entidad. Esto no le otorga valor automáticamente pero es un “seguro”.

·       Si quieres que cuente para tu formación de 500h busca un centro que ofrezca esa posibilidad.

·       Acércate a la formación con una mente de principiante. Quizás algunas de las afirmaciones anatómicas que habías interiorizado no están apoyadas por estudios o evidencia científica.


- Ariadna Gador 

 Investigadora en Ciencias de la Salud y profesora de yoga, Ariadna se ha formado en Londres y se especializa en Vinyasa flow, Yoga para deportistas y Yoga Restaurativo. Ofrece clases presenciales en Madrid y comparte su visión del yoga de manera pedagógica en las redes sociales con artículos y vídeos.

@arigadoryoga

www.arigador.com

 

 
YOGAZentro Yoga